Carencia hipoteca: qué es la carencia en un préstamo o hipoteca

Solicitar una carencia de hipoteca o un préstamo con carencia es una operación que está a la orden del día en los últimos años. Pueden ayudar a solucionar problemas de liquidez o imprevistos puntuales durante la devolución de un préstamo. 

Esta semana os queremos contar qué es el periodo de carencia de un préstamo o la carencia de hipoteca. Además también especificaremos en qué momentos es aconsejable solicitarlo y cómo hacerlo. 

¿Qué es el periodo de carencia en un préstamo?

Un periodo de carencia es un tiempo durante el cual quedaremos exentos de cumplir total o parcialmente algunos compromisos que hayamos contraído. 

En el caso concreto de los préstamos, el periodo de carencia es un tiempo durante el cual quedaremos libres de las obligaciones que tengamos con la entidad financiera que nos haya concedido dicho préstamo.  

¿Cuando se aplica un préstamo carencia?

Este tipo de operación en los préstamos es conocida popularmente como “periodo de gracia”. Suele ofrecerse a los clientes que solicitan una cantidad elevada de dinero, como por ejemplo al contratar un préstamo hipotecario. 

La carencia de un préstamo normalmente se aplica al inicio de la vida del préstamo, cuando es más probable que el cliente lo necesite más. Aunque, en caso de necesidad, se puede solicitar en otro momento del préstamo, dentro del proceso de refinanciación para renegociar las cuotas. 

A continuación veremos cómo funciona un préstamo con carencia o una carencia de hipoteca, qué tipos existen y qué ventajas tiene solicitar esta operación. 

¿Cómo funciona un préstamo personal con carencia?

Cuando se solicita un periodo de carencia de un préstamo o se le ofrece a un cliente, lo que se busca es reducir la cuota mensual a pagar durante un tiempo. De esta forma se dispondrá de un tiempo de respiro para devolver la cantidad prestada y los intereses correspondientes. 

Aunque lo más habitual, como comentábamos es que se aplique en préstamos de cantidades elevadas como las hipotecas, no siempre es así. También se pueden encontrar en contratos de alquiler, ya sea de viviendas o de locales comerciales. En estos casos se suelen conceder para dar tiempo al arrendatario a hacer las reformas o mejoras necesarias antes de empezar a pagar las cuotas mensuales. 

¿Cómo funciona el periodo de carencia hipoteca?

La carencia hipoteca es uno de los casos más comunes en los que se aplica este tipo de operación financiera. Debido a la crisis financiera vivida en nuestro país en los últimos años, no son pocas las familias que en algún momento han necesitado solicitar esta ayuda económica. 

Con la carencia de hipoteca se consigue reducir considerablemente la cuota mensual a pagar durante el tiempo pactado con la entidad. Es decir, durante este tiempo se abonarán únicamente los intereses, pero no se amortizará el capital del préstamo. 

Es evidente que esta operación puede suponer un alivio importante a la economía familiar en momentos de necesidad. Sin embargo, no se puede perder de vista que las cantidades que no se hayan abonado durante este tiempo se deberán hacer efectivas más adelante. En cualquier caso se trata únicamente de un aplazamiento y no de una reducción del préstamo. 

carencia hipoteca y prestamo carencia con suitaprest

¿Qué tipos de carencias existen?

Principalmente existen dos tipos de carencia en los préstamos, que se clasifican según si se deja de pagar parcialmente o la totalidad de la cuota mensual. 

  • Carencia parcial

También es conocida como carencia de amortización. Durante el periodo de carencia del préstamo se abonarán únicamente los intereses de ese tiempo. Es por esto mismo que la cuota será mucho más reducida, pero no se amortizará nada del préstamo. 

  • Carencia total

Como muy bien indica su nombre, en este caso la carencia de hipoteca o de préstamo es total. Es decir, durante este periodo de tiempo no se deberá abonar ninguna cantidad, ni por los intereses ni por la amortización del préstamo. 

¿Cuáles son los plazos del período de carencia de un préstamo?

Los plazos del periodo de carencia de un préstamo dependerán de cada entidad o financiera. Pueden abarcar desde unos pocos meses, hasta periodos de cinco años, como es el caso de Suitaprest. 

La prolongación de este periodo a un tiempo más largo o más corto, dependerá principalmente del tipo de contrato que se haya firmado con la entidad. Por eso está bien tenerlo en cuenta desde un principio, para saber si nos podremos acoger a esta opción si en algún momento lo necesitamos. 

Ejemplo de carencia hipoteca

Vamos a poner un ejemplo de cómo funciona la carencia de un préstamo hipotecario, ya que será la forma más sencilla de comprenderlo. 

Pongamos por caso que Laura y su familia tienen una hipoteca de 120 mil euros a 20 años. El tipo de interés será de un 2% fijo y la cuota mensual de 564,65 €. Durante los dos años de carencia de amortización, como hemos visto antes, solo pagarán intereses. La cuota a pagar será de 123 euros aproximadamente, es decir, una reducción en torno al 79%. Pasado este tiempo la cuota será de 619,98 € euros al mes, puesto que deberán amortizar los 120 mil euros en dieciocho años, en lugar de en veinte. 

Este es un ejemplo muy sencillo, buscado especialmente para que sea fácil de entender. En el caso de préstamos más complejos en los que el tipo de interés pueda ir variando, por ejemplo, lo mejor es calcular las cuotas a pagar a través de los simuladores que nos pueda ofrecer la misma financiera. 

carencia hipoteca y prestamo carencia con suitaprest

¿Cómo solicitar carencia hipoteca o la carencia de un préstamo?

Lo primero que tienes que hacer si quieres pedir una carencia de hipoteca o en cualquier otro préstamo es contactar con la entidad para conocer las condiciones de tu contrato. 

Como hemos comentado a lo largo del artículo se pueden solicitar varios tipos de carencias y también pactar que duren más tiempo o menos. Es por esto mismo que será la misma financiera la que te propondrá unas condiciones u otras según tus necesidades. 

Requisitos a cumplir para carencia hipoteca

Si decides solicitar una carencia de hipoteca en algún momento en que estés pasando por dificultades económicas, debes tener en cuenta que la entidad con la que la tengas contratada estudiará tu perfil crediticio. Normalmente se pide que el cliente cumpla los siguientes requisitos: 

  1. Que haya cumplido ya con un periodo mínimo de amortización del préstamo.
  2. Estar al corriente de todos los pagos con la entidad bancaria. 
  3. No haberse retrasado en ninguno de los pagos del préstamo. 

Otra cosa bien distinta es la moratoria hipotecaria que el Gobierno del país planteó a causa de la crisis del coronavirus. En este artículo puedes ver todos los detalles de esta medida excepcional aplicada en los últimos meses. 

¿Cuando es recomendable pedir el periodo de carencia de un préstamo?

Evidentemente hay algunos casos en los que es recomendable solicitar una carencia del préstamo. Vamos a poner dos ejemplos prácticos:  

  1. En el caso de los préstamos para emprendedores o negocios nuevos, esta carencia inicial nos puede ayudar a poner en marcha la empresa. Durante unos meses, o incluso años, solo nos tendremos que preocupar de que nuestro negocio funcione y no empezaremos a pagar las cuotas hasta más adelante. 
  2. Otro momento en el que puede ser interesante solicitar una carencia es si se está atravesando un momento de dificultades económicas. Reducir las cuotas mensuales considerablemente, o incluso suspenderlas, resultará un alivio financiero hasta que volvamos a retomar el control de la situación. 

En cualquier caso, nunca se puede perder de vista que se trata de un aplazamiento del préstamo y que, en cuanto acabe el plazo de la carencia, se tendrá que volver a hacer frente a las mensualidades del préstamo. 

Carencias en los préstamos con garantía hipotecaria de Suitaprest

En Suitaprest ofrecemos préstamos con garantía hipotecaria de hasta 300 mil euros. En los casos en los que nuestros clientes lo solicitan, también pueden acceder a periodos de carencia de hasta 5 años. 

Una de nuestras mayores ventajas es la flexibilidad que ofrecemos a nuestros clientes. De esta forma conseguimos adaptarnos y pactar las cuotas o carencias que mejor cubran sus necesidades. 

Si quieres más información sobre nuestros préstamos y nuestras condiciones flexibles de concesión, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.