La Central de Información de Riesgos del Banco de España (CIRBE) juega un papel crucial en el mundo financiero, especialmente cuando se trata de solicitar préstamos. Esta base de datos, gestionada por el Banco de España, recopila información sobre los compromisos financieros de personas y empresas con entidades financieras en España.

En este artículo, explicamos en qué consiste la CIRBE y cómo afecta al proceso de solicitud de préstamos, destacando su influencia en la evaluación del riesgo crediticio y en las decisiones de las entidades financieras.

¿Qué es CIRBE?

La CIRBE recoge datos de todas las operaciones crediticias realizadas por individuos y empresas con instituciones financieras, tanto públicas como privadas, que operan en el territorio español. Estos datos son proporcionados por las propias entidades financieras de forma periódica, generalmente cada mes.

La información registrada en la CIRBE abarca una amplia gama de productos financieros, desde hipotecas y préstamos personales hasta líneas de crédito empresarial. Cada registro incluye detalles sobre el tipo de operación, el importe total del crédito concedido, la fecha de inicio y vencimiento y el estado actual de la deuda.

¿Qué NO es la CIRBE?

Es crucial destacar que la CIRBE no funciona como una lista de morosos (ASNEF o RAI), ya que no se limita únicamente a registrar a quienes han incurrido en retrasos en sus pagos. Más bien, abarca a todos los titulares y avalistas de préstamos, créditos, hipotecas y otras obligaciones que los bancos mantienen con sus clientes.

Por ejemplo, si no tienes préstamos o créditos contratados y nunca has ejercido como avalista no aparecerás en la CIRBE, aunque tengas impagos acumulados. En los registros de la CIRBE aparecen las deudas contraídas con entidades de crédito o financieras que estén registradas en el Banco de España. Sin embargo, nunca aparecerán los impagos no financieros (como, por ejemplo, los suministros). 

No obstante, en esta base de datos sí se registra cualquier indicio significativo de morosidad si llegara a existir.

 

Asesor financiero explica a su cliente qué es CIRBE

¿Para qué sirve la CIRBE?

La CIRBE cumple varias funciones en el sistema financiero español:

  • Evaluación del riesgo crediticio. Las entidades financieras utilizan la información de la CIRBE para evaluar la solvencia crediticia de los solicitantes de préstamos. Esta evaluación permite determinar el nivel de riesgo asociado con la concesión de crédito a un individuo o empresa en particular.
  • Prevención del fraude y blanqueo de capitales. La CIRBE ayuda a detectar posibles actividades fraudulentas o irregulares al proporcionar una visión completa de los compromisos financieros de un cliente. Esto contribuye a prevenir el fraude y el blanqueo de capitales en el sector financiero.
  • Supervisión del sistema financiero. El Banco de España utiliza la información recopilada por la CIRBE para supervisar la salud financiera del sistema bancario español y detectar posibles riesgos sistémicos.

Cuándo apareces en la CIRBE? ¿Qué información contiene la CIRBE?

Desde 2021, la CIRBE elabora dos tipos de informes a partir de los datos que declaran las entidades, que son las únicas responsables de dichos datos:

  • Informe detallado. Especifica cada operación declarada a la CIRBE por las entidades que notifican un riesgo acumulado igual o superior a 1.000 euros. Se incluye la entidad declarante y su correspondiente código de identificación. En casos donde varias entidades declaran el mismo riesgo (por ejemplo, la entidad que concede un préstamo y la que lo respalda), ambas operaciones se registran en este informe. Además, se presenta una lista de las entidades que han reportado operaciones con un riesgo acumulado inferior a 1.000 €.
  • Informe agregado. Resume, sin identificar las entidades declarantes, el saldo total de todas las operaciones con características similares (garantías, plazos, monedas, etc.) por tipo de producto. En este caso, solo se registra una vez el mismo riesgo para evitar la duplicación de riesgos (por ejemplo, el préstamo concedido, pero no el contrato de garantía asociado). Además, no incluye la lista de las entidades que han reportado operaciones con un riesgo acumulado inferior a 1.000 euros.

Es importante destacar que, para los informes correspondientes al año 2020 y anteriores, el límite para incluir operaciones era de 9.000 euros.

 

Productos financieros registrados en la CIRBE

La suma de los riesgos directos e indirectos puede proceder de cualquier producto financiero contratado con la entidad en cuestión:

  • Préstamos personales
  • Hipotecas
  • Tarjetas de crédito
  • Factoring

Además de detallar el tipo de operación, el importe total del crédito concedido, la fecha de inicio y vencimiento y el estado actual de la deuda, cada tipo de producto se corresponde con una clave. Por ejemplo, la clave V32 en la CIRBE se corresponde con un crédito financiero.

Acceso y consulta de informes de riesgo de la CIRBE

La CIRBE es una base de datos pública, en el sentido de que todas las entidades financieras están obligadas a comunicar al Banco de España los riesgos contraídos por sus clientes; por otro lado, es de consulta individual y privativa, ya que no es posible acceder a la información de manera libre, sino que se debe solicitar una autorización por escrito y firmada de puño y letra.

Hay que tener en cuenta que las entidades financieras utilizan la información obtenida de la CIRBE para evaluar el riesgo crediticio de los solicitantes y tomar decisiones bien informadas sobre la concesión de crédito. Es importante destacar que el acceso a la información de la CIRBE está regulado por normativas de protección de datos y confidencialidad y está sujeto a ellas.

Cómo saber si estoy en la CIRBE

Cualquier persona puede acceder a la información que el Banco de España acumula sobre ella de manera totalmente gratuita. Los titulares pueden acceder y tramitar su solicitud de informes de riesgos a la CIRBE siguiendo estos pasos a través de la Sede Electrónica: 

  1. Accede al enlace pulsa en el apartado “Tramitación” y “Acceso a la aplicación Petición Informes y Reclamaciones CIR”. 
  2. Inicia sesión en la Sede Electrónica mediante una firma digital o certificado electrónico y pulsa en “Petición de informe” al final de la página para hacer tu solicitud o en “Consulta de estado y descarga de informes” para ver el estado. 
  3. Para enviar la petición, tendrás que rellenar los datos personales en los apartados que aparecen en la imagen que se muestra a continuación, aceptar las condiciones de privacidad y pulsar en “Aceptar” para enviarla.
  4. Recibirá el informe en pocos minutos.

Ejemplo de pantalla de petición estado CIRBE

Además, si consideras que la información que aparece es errónea o no está actualizada, se puede solicitar su rectificación a través de una reclamación oficial.

Cómo salir de la CIRBE

Es evidente que permanecer en la CIRBE limita la capacidad de obtener préstamos y de gestionar tu situación financiera, ya que las entidades financieras acceden a la CIRBE para estudiar tu historial crediticio y evaluar tu solvencia y nivel de endeudamiento.

Salir de la CIRBE sin pagar

Es probable que hayas visto varios artículos en los que se habla sobre cómo salir de la CIRBE sin pagar, ya sea por caducidad o porque las deudas hayan prescrito. Sin embargo, cabe mencionar que esperar a salir de la CIRBE por caducidad conlleva un gran riesgo y en muchos casos no es posible.

La forma más segura de salir de la CIRBE es saldando todas las deudas. Sin embargo, sabemos que en muchos casos esto es difícil por cuestiones de insolvencia, así que vamos a explicarte cómo un préstamo te puede ayudar a solucionar esta situación financiera.

¿Es posible solicitar un préstamo estando en la CIRBE?

Puedes salir de la CIRBE siguiendo los mismos pasos que ya te explicamos en nuestro artículo sobre cómo salir de ASNEF mediante una entidad financiera privada como Suitaprest. Ten en cuenta que aparecer en esta base de datos puede ser razón más que suficiente para que te denieguen un préstamo a través de la forma tradicional.

Además, si ya tienes contratados otros préstamos o productos con esa misma entidad, pedirán un informe al Banco de España para conocer tu salud financiera.

En el caso de que tu deuda en la CIRBE sea muy alta, el banco te considerará como un perfil de riesgo. Si, además, le añadimos el hecho de constar en ficheros de morosos como RAI o ASNEF, la situación se complica aún más. Es muy poco probable que los bancos tradicionales nos concedan préstamos sin consultar los datos que aparecen en la CIRBE o en el fichero ASNEF.

¿Puedo solicitar un préstamo sin CIRBE?

Cuando hablamos de préstamos sin CIRBE, nos referimos más bien a prestamistas privados no registrados en el Banco de España. Dependiendo del tipo de financiación que concedan, pueden dar préstamos sin consultar a esta base de datos. Eso sí, ten en cuenta que hoy en día cualquier entidad consulta la CIRBE antes de conceder financiación.

Un banco tradicional no concede préstamos personales sin tener en cuenta la CIRBE, ya que considera que esos datos son imprescindibles para valorar el nivel de riesgo que asumen. Si este es tu caso, no te preocupes, estar en la CIRBE no imposibilita la obtención de un préstamo.

Préstamos disponibles estando en la CIRBE (préstamo con CIRBE)

Aquí hay algunos tipos de préstamos que podrías considerar solicitar si estás registrado en la CIRBE:

Tipo de préstamo Definición Ventajas Desventajas Recomendación final
Préstamos personales Préstamos flexibles que pueden utilizarse para varios propósitos, como consolidación de deudas, gastos médicos o mejoras en el hogar, entre otros. Flexibilidad en el uso del dinero. Intereses más altos para personas con historiales de crédito menos favorables. Evaluar la necesidad específica de financiación y comparar las opciones disponibles para obtener las mejores condiciones posibles.
Préstamos rápidos Préstamos ofrecidos por prestamistas privados o empresas financieras para personas con deudas registradas en ASNEF y la CIRBE. Condiciones y requisitos más flexibles. Intereses significativamente más elevados que los préstamos tradicionales. Considerar cuidadosamente la urgencia de la necesidad de financiación y evaluar si se pueden asumir intereses más altos asociados con este tipo de préstamos.
Préstamos entre particulares Préstamos facilitados por plataformas en línea que conectan prestamistas individuales con prestatarios. Posibilidad de considerar otros factores además del historial crediticio tradicional. Pueden ofrecer menos protección al consumidor en comparación con los préstamos tradicionales. Investigar y seleccionar cuidadosamente la plataforma P2P y asegurarse de conocer bien los términos y condiciones del préstamo antes de comprometerse.
Microcréditos Préstamos de pequeña cantidad con plazos de devolución cortos ofrecidos por instituciones financieras no tradicionales. Acceso rápido a liquidez. Intereses significativamente más altos por el riesgo percibido. Utilizarlos solo para necesidades urgentes y asegurarse de poder devolver el préstamo en el plazo acordado para evitar el pago de intereses excesivos.
Préstamos con avalistas o cofirmantes Préstamos en los que otra persona (avalista o cofirmante) asume la responsabilidad del préstamo en caso de incumplimiento por parte del prestatario. Posibilidad de obtener un préstamo incluso con un historial crediticio menos favorable. Puede ser difícil encontrar un avalista dispuesto a asumir la responsabilidad del préstamo. Utilizar esta opción con precaución y asegurarse de tener un plan para pagar el préstamo por cuenta propia si es posible, evitando así poner en riesgo la relación con el avalista.
Préstamos con garantía hipotecaria Préstamos que utilizan una propiedad como garantía, lo que puede mejorar las condiciones del préstamo debido a la reducción del riesgo percibido por el prestamista. Intereses más bajos y plazos de devolución más largos. Se corre el riesgo de perder la propiedad si no se pueden cumplir con los pagos del préstamo. Evaluar cuidadosamente la capacidad de pagar el préstamo y los riesgos asociados con la pérdida de la propiedad antes de optar por esta opción.

Como entidad autorizada para operar por el Banco de España, nosotros también consultamos esta base de datos. No obstante, a diferencia de la mayoría de las entidades, en Suitaprest el historial crediticio no es un impedimento para ofrecer préstamos con garantía hipotecaria, ya que el requisito principal es presentar una propiedad libre de cargas o con una cantidad pendiente pequeña.

En el caso de las personas jurídicas, consulta nuestros préstamos para empresas si buscas préstamos sin CIRBE para tu negocio.

Primer plano de una reunión para pedir un préstamo

Préstamo con garantía hipotecaria de Suitaprest

En Suitaprest, estudiamos cada caso de forma individual para poder ofrecer la solución que mejor se adapte a tus necesidades y que así puedas solventar tus problemas de liquidez.

Los préstamos que ofrecemos en Suitaprest funcionan con garantía hipotecaria, por lo que el requisito principal para acceder a ellos es ser propietario de una casa, piso o local sin hipoteca o con poca carga pendiente. El valor de tasación de tu inmueble es suficiente garantía para nosotros, y por eso podemos ser más flexibles, tanto si apareces en ficheros de morosos como si tienes una deuda alta en la CIRBE.

Ahora que ya sabes qué es la CIRBE y cómo te puede afectar al pedir un préstamo, contacta con nosotros si necesitas pedir un préstamo. El proceso de solicitud es muy sencillo, solo tienes que rellenar el formulario de nuestra web y en menos de 24 horas nuestros gestores se pondrán en contacto contigo.

Qué es la CIRBE: preguntas frecuentes

¿Cuánto tarda en aparecer un préstamo en la CIRBE?

Ten en cuenta que la información se actualiza de manera periódica mediante los informes que envían las entidades financieras al Banco de España. Estas actualizaciones suelen realizarse mensualmente, lo que permite mantener la base de datos al día con los cambios en los compromisos financieros de los clientes.

Sin embargo, es importante recordar que puede haber cierto retraso en la actualización de la información, ya que depende del tiempo que las entidades financieras tardan en enviar los datos.

Me han notificado un préstamo en suspenso en la CIRBE. ¿Qué significa esto?

Un préstamo en suspenso en la CIRBE significa que la información sobre ese préstamo está siendo revisada o no está completamente actualizada en el registro. Esta situación puede ocurrir por diversas razones:

  • Proceso de actualización. La entidad financiera que otorgó el préstamo puede estar en proceso de actualizar la información en la CIRBE. Esto puede deberse a cambios en los términos del préstamo, como modificaciones en el plazo, el tipo de interés o en el saldo pendiente.
  • Verificación de datos. La información sobre el préstamo puede estar siendo verificada antes de añadirse a la base de datos de la CIRBE. Esto puede incluir la confirmación de los datos por parte de la entidad financiera antes de que se registre de manera definitiva en el sistema.
  • Investigación en curso. Puede haber una investigación en curso relacionada con el préstamo en cuestión, como una disputa sobre los términos del préstamo o una revisión de la validez de la información reportada.

¿Qué es un préstamo fallido en la CIRBE?

El término préstamo fallido en la CIRBE se refiere a un préstamo que ha experimentado dificultades en su pago, lo que ha llevado a que se considere como incumplido o en situación de mora.

Cuando un préstamo se clasifica como fallido, se considera que el titular del préstamo no ha cumplido con los términos acordados, ya sea por retrasos en los pagos o porque la deuda no se ha devuelto al completo. Es fundamental abordar cualquier préstamo que esté en situación de incumplimiento lo antes posible para evitar que tenga un impacto duradero en tu situación crediticia.

¿Existen entidades financieras que no miran la CIRBE?

Sí, algunas entidades financieras pueden optar por no consultar la CIRBE al evaluar la solicitud de crédito de un cliente. Estas entidades pueden basarse en otros criterios para determinar la solvencia crediticia, como el historial de pagos, los ingresos y el patrimonio del solicitante.

Sin embargo, no es muy frecuente que las entidades financieras importantes o tradicionales tomen esta decisión, ya que la información proporcionada por la CIRBE se considera una herramienta fundamental para evaluar el riesgo crediticio. En su lugar, es más probable que las instituciones financieras alternativas o especializadas en determinados tipos de préstamos opten por consultar la CIRBE pero ofrezcan otras opciones. Este es el caso de Suitaprest, que permite usar la propiedad como garantía.

¿Cómo borrar mis datos del CIRBE?

Las entidades financieras recopilan y mantienen la información en la CIRBE para evaluar la solvencia crediticia de los individuos y empresas. Por tanto, no es posible borrar directamente los datos de la CIRBE, aunque sí que se pueden actualizar o modificar. A continuación te mostramos las únicas formas de “borrar” tus datos en la CIRBE.

  • Pagar las deudas pendientes. Si tienes deudas registradas en la CIRBE, resolverlas y pagarlas puede mejorar tu situación crediticia a largo plazo. Una vez que las deudas están saldadas, la información se actualizará en la CIRBE para reflejar el nuevo estado de tu historial crediticio.
  • Comunicarte con la entidad financiera. Si crees que hay información incorrecta o desactualizada en la CIRBE, puedes comunicarte con la entidad financiera correspondiente para solicitar una corrección. Deberás proporcionar la documentación necesaria para respaldar tu solicitud, como comprobantes de pago o acuerdos de refinanciación.
  • Solicitar información sobre tus datos. Tienes derecho a solicitar información sobre los datos que están registrados en la CIRBE sobre ti. Puedes hacerlo directamente a través del Banco de España o de la entidad financiera con la que tengas una relación crediticia.
  • Ejercer tus derechos ARCO. En virtud de la legislación de protección de datos, tienes derecho a acceder, rectificar, cancelar u oponerte al tratamiento de tus datos personales. Esto puede incluir la rectificación de información incorrecta en la CIRBE.

Es importante recordar que la información en la CIRBE está sujeta a ciertos plazos de conservación y que las entidades financieras tienen la obligación de mantener registros precisos y actualizados. Si consideras que tus derechos no están siendo respetados o que hay errores en tu información crediticia, puedes buscar asesoramiento legal o presentar una reclamación ante las autoridades competentes.

¿A partir de qué cantidad de riesgo acumulado se aparece en la CIRBE: 6.000 o 9.000 euros?

Hay mucha gente que se plantea esta cuestión, pero la realidad es que ninguna de las dos opciones es correcta. Sí que es verdad que el límite para incluir operaciones era de 9.000 euros hasta 2021, pero a partir de esa fecha el límite está en 1.000 €.